Guía para secar la ropa dentro de casa: trucos y consejos

Descubre con estos trucos y consejos cómo secar tu ropa dentro de casa. Consigue un secado más rápido y eficiente, incluso durante el invierno y los días de lluvia. ¡Evita la humedad y el mal olor en tus prendas!
Compartir en...
Contenido de la página

Secar la ropa dentro de casa puede convertirse en todo un desafío, especialmente en días de lluvia o durante el invierno, cuando las condiciones exteriores no nos permiten secar nuestras prendas al aire libre.

Además, esta tarea se hace todavía más complicada en casas y pisos pequeños, donde no se dispone de espacio suficiente para colocar toda esta ropa.

Sin embargo, con una buena planificación y algunos trucos, podemos lograr que este proceso sea más sencillo y eficaz.

En este artículo, te traemos una guía de consejos prácticos para secar tu ropa dentro de casa, evitando la humedad y los malos olores.

Quédate y descubre estos trucos útiles con los que conseguir un correcto secado de tus prendas.

¿Es malo tender la ropa mojada dentro de casa?

Al tender la ropa mojada dentro de casa, aumenta la humedad y condensación en el ambiente, lo que puede dar lugar a diversos problemas como la aparición de moho, ácaros del polvo y un olor degradable en nuestras prendas.

Esto puede ser beneficioso en hogares con baja humedad (menos del 40%), en los que se necesita eliminar la sequedad y humidificar el ambiente, ya que actuaría como un humidificador de aire natural.

Sin embargo, en hogares con un alto nivel de humedad (más del 60%), este exceso puede provocar diversos problemas, tanto en la vivienda como en la salud. 

Si no tenemos más opción que secar nuestra ropa dentro de casa, debemos intentar minimizar sus efectos negativos, como el aumento de la humedad en el interior y los problemas que esta puede causar.

Cómo secar la ropa dentro de casa

A continuación, te ofrecemos algunos prácticos consejos que te ayudarán a secar tu ropa húmeda de forma más rápida y eficiente, evitando así la humedad, la condensación y la aparición de moho.

Además, recuerda que cuanto más tiempo pase al ropa secándose dentro de casa, mayor es la probabilidad de que la humedad penetre en los tejidos, causando un olor desagradable que solo se puede eliminar lavando las prendas de nuevo.

Como secar la ropa dentro de casa

1 - Encuentra el lugar adecuado para tender la ropa dentro de casa

El primer paso para conseguir unos buenos resultados, es elegir el lugar correcto para secar tu ropa, ya que la zona donde coloques los tendederos puede significar una gran diferencia en el proceso de secado.

Busca una estancia bien ventilada para evitar la acumulación de humedad. Si es posible, que sea un espacio amplio y con alguna puerta o ventana, que puedas abrir para permitir una correcta circulación del aire, eliminar la humedad y favorecer el secado.

Si no dispones de una habitación así, puedes optar por una estancia que cuente con algún tipo de rejilla o respiradero al exterior, como es el caso de la cocina. De esta forma, conseguiremos una renovación del aire en el interior y evitamos la condensación. Sin embargo, tiene el inconveniente de que al cocinar se generarán olores y vapores que pueden adherirse a las prendas.

Por otro lado, debes evitar tender la ropa mojada en zonas con alta humedad como el baño, ya que no solo la aumentaría, sino que tardaría mucho más tiempo en secarse.

También, evita colocarla en habitaciones donde pasas mucho tiempo como el salón o el dormitorio, ya que estarías respirando constantemente ese aire húmedo, el cual favorece la aparición de moho y ácaros.

2 - Ventila para evitar la condensación, la humedad y el mal olor

Siempre que puedas, coloca el tendedero lo más cerca posible de la ventana o puerta para favorecer la salida de la humedad.

Asegúrate de ventilar bien la estancia donde estés secando la ropa, para evitar la acumulación de la humedad, así como la condensación en ventanas y paredes.

Si puedes, deja la ventana o puerta abierta para permitir una constante circulación y renovación del aire.

Si esto no es posible, deberás ventilar la casa cada día, durante mínimo 10 minutos. Para ello, abre las ventanas para crear corrientes de aire, que eliminen el exceso de humedad que se haya generado en el interior.

3 - Elige el tendedero ideal para tus prendas

Si dispones de suficiente espacio para colocar tu tendedero, elige uno lo más amplio posible y con distintas opciones para colgar tu ropa, como por ejemplo:

  • Tendederos verticales: cuentan con diferentes alturas y un gran número de barras. Además, algunos modelos incorporan soportes o ganchos para perchas, así como ruedas para moverlos cómodamente por la casa.
 
  • Tendederos extensibles: gracias a sus alas plegables, permiten colocar una gran cantidad de prendas.
 

 

Si por el contrario, tu casa es pequeña y tienes poco espacio, puedes optar por:

  • Tendederos plegables compactos: disponen de pocas barras y son ideales para coladas pequeñas.
 
  • Tendederos colgantes: permiten colocarlos en radiadores y balcones, para tender pocas prendas o piezas pequeñas.
 
  • Tendedero para instalar en paredes y techos: la solución perfecta para no obstaculizar el paso mientras tienes tu ropa tendida.

4 - Usa técnicas eficientes para colgar tu ropa en los tendederos

La forma en que cuelgas la ropa en el tendedero puede influir en el tiempo de secado.

Evita colocar demasiada ropa a la vez para no abarrotar el tendedero, hazlo en pequeñas tandas. Cuantas más prendas haya, más humedad se acumulará y más tiempo tardará en secarse.

Intenta colgar las prendas de manera que no estén muy juntas y haya suficiente espacio entre ellas, para permitir una circulación de aire más eficiente. 

Algunos consejos a la hora de tender tu ropa:

  • Cuelga las prendas más grandes y pesadas, como toallas y pantalones, en los extremos para que reciban más aire.
 
  • Las prendas más pequeñas y ligeras pueden ir en la zona interior, ya que no necesitan tanto flujo de aire para secarse.
 
  • Utiliza perchas para colgar prendas como chaquetas, sudaderas y camisas en el tendedero, burro o perchero. De esta manera, estarán más estiradas, evitarás arrugas y conseguirás un secado más uniforme.
 
  • Las prendas delicadas, como la lana, no debes colgarlas ni colocarlas en barras, ya que pueden estirarse y deformarse. Es mejor tenderlas sobre una toalla en el tendedero o una superficie planta.
 
  • Debes evitar colocar prendas de tejidos delicados cerca de fuentes de calor, ya que estas podrían encogerse. Comprueba siempre su etiqueta de lavado.
 

Para conseguir un secado más rápido y uniforme, voltea las prendas cuando veas que uno de los lados ya está seco.

5 - Utiliza deshumidificadores, tendederos eléctricos o secadoras portátiles para secar tu ropa más rápido.

Existen diferentes herramientas que puedes utilizar para acelerar el proceso de secado de tu ropa y evitar así un exceso de humedad en tu hogar.

  • Deshumidificadores: estos dispositivos logran reducir la humedad del ambiente, causada por la evaporación del agua de la ropa. Además, algunos modelos tienen una función que emite un aire más cálido para ayudar a secar la ropa más rápido.
 
  • Tendederos eléctricos: la ropa se coloca como en un tendedero convencional, pero sus barras calefactables consiguen acelerar el proceso de secado.
 
  • Secadoras portátiles: consisten en una estructura o perchero, cubierto por una lona y equipadas con un calefactor de aire caliente, que distribuye el calor de manera uniforme en el interior, para un secado más rápido de la ropa.

6 - Más trucos y consejos útiles para acelerar el proceso de secado de tu ropa

A continuación, te contamos algunos trucos que puedes utilizar para secar tu ropa más rápido.

  • Centrifuga la ropa lo máximo que permita tu lavadora para eliminar la mayor cantidad de agua posible. Además, si introduces una toalla seca durante el centrifugado, esta absorberá el exceso de agua y la ropa saldrá menos mojada.
 
  • Tiende la ropa inmediatamente después de centrifugarla. Cuanto más tiempo permanezca en la lavadora, más humedad penetrará en los tejidos, lo que puede causar malos olores.
 
  • Antes del colgar la ropa, sacúdela varias veces. De esta forma, conseguirás estirar las prendas y eliminar el exceso de humedad.
 
  • Coloca un ventilador cerca de la ropa para mover las prendas y aumentar así la circulación de aire entre ellas.
 
  • En invierno, aproxima el tendedero a la calefacción o radiador, pero sin colocarlo directamente sobre estos, ya que podrían dañar las prendas y reducir la distribución del calor. Esto ayuda a evaporar el agua de la ropa más rápido, pero también puede aumentar la humedad en el ambiente.
 
  • Intenta tender la ropa durante el día en lugar de por la noche. Durante el día, la humedad se evaporará más rápidamente debido a las temperaturas más cálidas y al mayor movimiento del aire.
 
  • Por último, asegúrate de que la ropa está completamente seca antes de guardarla. Si la guardas con un poco de humedad, tanto las prendas como el armario donde las coloques podrían coger mal olor.

Accesorios para reducir y prevenir la humedad en casa

En conclusión, aunque tender la ropa mojada dentro de casa puede ser todo un quebradero de cabeza, con una buena planificación y estos consejos prácticos, puedes hacerlo de manera eficiente y evitar problemas como la humedad y los malos olores en tus prendas.

¡No dejes que el mal tiempo te impida tener tu ropa limpia y seca!

 

Compartir en...

También puede que te interese