Cómo eliminar y evitar la humedad y el moho en casa

Descubre con estos prácticos consejos cómo eliminar y prevenir la humedad en casa. Quita las manchas, el moho y los malos olores de armarios, ropa, paredes y habitaciones. Disfruta de un ambiente más saludable y libre de humedad.
Compartir en...
Contenido de la página

Durante la temporada otoño-invierno, debido a las lluvias y al frío, así como en zonas de costa donde el nivel de humedad es superior, podemos notar un exceso de esta en el interior de nuestra casa.

Esta humedad en el ambiente, no solo provoca diversos problemas en el hogar, como manchas de humedad, malos olores y la aparición de moho. Si no que, además, respirar este aire húmedo puede desencadenar en problemas respiratorios o reacciones alérgicas causadas por la presencia de ácaros, hongos y otros microorganismos.

Por ello, es muy importante que regulemos la humedad del interior de la casa, manteniéndola en los niveles adecuados, para evitar estos problemas.

En este artículo te traemos 7 consejos con los que eliminar y evitar la humedad, el moho y los malos olores en casa.

Quédate y descubre los trucos con los que conseguirás un hogar más saludable.

Como eliminar y evitar la humedad y el moho en casa

¿Cómo saber si mi casa tiene un ambiente húmedo?

El nivel de humedad recomendado para disfrutar de un ambiente saludable está entre 40-60%.

Por encima del 60% se consideraría un ambiente húmedo. En este caso sería necesario eliminar este exceso de humedad en el aire, para poder disfrutar de un hogar más saludable.

Por el contrario, cuando este porcentaje se sitúa por debajo del 40% se trata de un ambiente seco, resultando también perjudicial para la salud.

Debemos lograr mantener la humedad entre los niveles recomendados, para disfrutar de un hogar más sano y seguro.

7 consejos para eliminar y evitar la humedad, el moho y los malos olores en casa

Afortunadamente, podemos tomar diferentes medidas para combatir la humedad en el hogar, eliminando el moho y los malos olores, además de prevenir su reaparición.

A continuación, te ofrecemos 7 prácticos consejos que te ayudarán a reducir este ambiente húmedo, creando un espacio más agradable y beneficioso para la salud.

1 - Utiliza deshumidificadores para eliminar la humedad del aire

Los deshumidificadores son dispositivos encargados de recoger la humedad presente en el aire, vertiéndola posteriormente en un deposito interno.

Entre sus principales beneficios, podemos destacar entre otros: previenen problemas respiratorios causados por la presencia de hongos, moho y ácaros, ayudan a secar la ropa húmeda en menos tiempo, evitan los malos olores provocados por esta humedad en muebles y armarios, etc.

A la hora de elegir un deshumidificador, puedes optar por un modelo compacto perfecto para pequeñas estancias, o un equipo más grande capaz de cubrir áreas de gran tamaño.

Una vez alcanzado el nivel de humedad deseado en el ambiente, es recomendable apagar el deshumidificador, para evitar que pueda resecar el aire en exceso. Además, es importante vaciar el depósito de agua de forma regular para evitar que esta se derrame, o bien, instalar una manguera de desagüe.

Si quieres conocer más sobre estos dispositivos y saber cuál se ajusta más a tus necesidades, puedes ver la comparativa con los mejores deshumidificadores del año.

Con los deshumidificadores podrás quitar la humedad de cualquier estancia de la casa, para respirar un aire de mejor calidad.

  • Recoge hasta 12 L/día
  • Reduce los olores
  • Elimina bacterias
  • Filtro lavable
  • Apagado automático al llegar a nivel establecido

¡Oferta!

2 - Coloca plantas que absorban la humedad del ambiente

Las plantas no solo nos sirven para decorar nuestra casa, si no que también pueden ser un gran aliado para combatir la humedad en el interior.

Al igual que algunas plantas son capaces de humidificar el ambiente, otras se encargan de absorber la humedad presente en el aire.

Entre las que más logran reducir la humedad del aire están:

  • Calathea: necesitan poca luz y mucha humedad, perfecta para baños.
  • Menta: colócala en la cocina para reducir la humedad y aportar aroma.
  • Hiedra: quita la humedad, limpia el aire y evita la aparición de moho.
  • Lirio de la Paz o Espatifilo: absorbe gran cantidad de humedad con sus hojas.
  • Cinta o Araña: recoge el agua del ambiente y purifica el aire, ideal para habitaciones.
  • Tilansia o Planta de aire: gran capacidad para deshumidificar, no necesita sustrato y es muy decorativa.

 

La mejor opción para reducir la humedad, a la vez que decoras tu casa.

3 - Seca la ropa en el exterior, con secadora o con un tendedero eléctrico

Siempre que sea posible, tiende la ropa mojada en el exterior para pueda secarse mejor. De esta forma, evitamos que la humedad se quede en el interior de la casa o que las prendas cojan mal olor.

Si no disponemos de una zona exterior, o durante los días de lluvia y frío, nos vemos en la obligación de secarla dentro de casa. Esto provoca, no solo que respiremos un ambiente más húmedo, si no, que las prendas tarden más tiempo en secarse correctamente y, por lo tanto, puedan coger olor a humedad.

Para solucionarlo, puedes optar por instalar una secadora o utilizar un tendedero eléctrico. Estos últimos, permiten secar nuestra ropa en la mitad de tiempo, que si lo hiciésemos en un tendedero convencional. 

Evita aumentar la humedad y mantén tus prendas libres de malos olores.

4 - Utiliza limpiadores para quitar el moho y las manchas de humedad

Si ya sufres los efectos de la humedad en casa, con manchas en paredes y techos, marcas negras de moho, o juntas y siliconas estropeadas; necesitarás eliminarlos y prevenir su reaparición.

Los principales lugares donde podemos encontrar estos problemas, son en zonas con un alto nivel de humedad y muy poca ventilación, como es el caso de cocinas y baños. 

Para solucionarlo, existen una gran variedad de limpiadores especiales que se encargan de eliminar todo tipo de manchas de humedad y moho, evitando que vuelva a aparecer. La mayoría de ellos, son aptos tanto en interior como exterior, y son capaces de quitar estas marcas en diferentes superficies como: azulejos, juntas de ventanas, muebles, siliconas de baño, platos de ducha, etc.

Otra opción, es utilizar productos comunes que tenemos por casa como son: vinagre blanco, lejía, amoniaco o agua oxigenada. Estos te permiten eliminar fácilmente las manchas de humedad más frecuentes que suelen aparecen en rincones, juntas, paredes y techos.

Elimina las manchas de humedad y moho, para cuidar tu casa y tu salud.

5 - Guarda en recipientes herméticos y coloca bolsas anti-humedad

Si tu hogar tiene un elevado nivel de humedad, lo más probable es que esta se encuentre también en armarios, vestidores o zapateros. Esta condensación provoca la aparición de manchas, moho, hongos y mal olor, tanto en el propio mueble como en todos los objetos que haya en su interior.

Esto es debido principalmente a la falta de ventilación del interior de los muebles, aunque también pueden producirse por filtraciones a través de las paredes.

Para evitar que dicha humedad se acumule en el interior de los armarios (de habitaciones, cocinas, baños…), podemos optar por las siguientes soluciones:

  • Ventilar los armarios diariamente, abriendo las puertas para que circule en aire en su interior.
  • Limpiar a fondo el armario por dentro, utilizando una mezcla de agua y vinagre a partes iguales. Esto debe hacerse de forma regular, especialmente durante el cambio de temporada, dejando secar completamente.
  • Usa cajas anti-humedad. Estas se encargan de recoger el agua del aire y depositarla en un recipiente, para posteriormente vaciarlo.
  • Coloca bolsas de sílice colgadas o en los cajones, para evitar que las prendas y objetos cojan la humedad.
  • Guarda los alimentos en recipientes herméticos y la ropa de la temporada anterior en bolsas al vacío.
  • Utilizar productos naturales en bolsitas como: granos de café, bicarbonato de sodio, carbón vegetal o arroz (este último debe cambiarse cada semana). Estos son capaces de absorber la humedad y evitar el mal olor.
 

 

En el caso de que nuestros muebles ya tengan manchas amarillas, moho u olor a humedad, debemos realizar una limpieza y desinfección a fondo.

Para ello, vacíalo y limpia bien todo el interior con agua y vinagre a partes iguales. Si encuentras superficies con hongos, puedes aplicar un poco de agua oxigenada durante 10 minutos y retirarla con un paño húmedo. Después de limpiarlo, deja que seque por completo antes de volver a guardar las cosas.

Protege tus muebles, ropa y enseres, evitando que la humedad los dañe.

 

6 - Ventila y limpia la casa frecuentemente

Es muy importante que todos los días ventiles la casa durante mínimo 10 minutos. Para ello, abre puertas y ventanas exteriores, creando corrientes de aire para favorecer su renovación, a la vez que conseguimos regular la humedad.

En zonas de la casa donde hay una mayor cantidad de humedad, como son el baño y la cocina, es recomendable mantener abiertas ventanas y puertas que den al exterior, el mayor tiempo posible, sobre todo después de bañarnos o cocinar.

Aprovecha los días soleados y las horas centrales del día, para subir las persianas y abrir las ventanas, dejando que el sol se encargue de calentar y secar el interior de la casa. 

Si dispones de un ventilador de techo, este puede ser de gran ayuda para mover el aire en estancias sin ventanas o con poco ventilación.

Además de una correcta ventilación, también debes limpiar la casa y lavar los diferentes textiles de forma regular. Con ello, prevenimos la acumulación de polvo en las superficies, y la aparición de ácaros y esporas perjudiciales para la salud.

Por último, a la hora de amueblar o decorar tu casa, evita la acumulación y deja espacio entre los diferentes objetos, para permitir que el aire circule correctamente y la humedad no quede atrapada entre ellos.

Disfruta de un hogar libre de condensación, suciedad y malos olores.

7 - Revisa el estado de ventanas y puertas exteriores

Otro aspecto a tener en cuenta es el estado de las ventanas y puertas que den al exterior. Debemos asegurarnos de que estas se encuentren en buen estado, sin filtraciones ni grietas, a través de las cuales pueda entrar el aire o el agua al interior de la casa.

Para mantener un mayor confort en nuestro hogar, es recomendable la instalación de puertas y ventas de calidad con un buen sellado, que garanticen un correcto aislamiento térmico.

Si es necesario, debemos reparar las grietas o fisuras que pueda haber en los cercos, así como instalar diferentes sistemas de aislamiento como burletes en las juntas.

También es importante comprobar que no haya filtraciones a través de las paredes o techos, causadas por alguna tubería dañada, tejado en mal estado o defectos en la fachada. 

Aísla tu casa de la climatología exterior y disfruta de un mayor confort.

 

Accesorios para quitar y prevenir la humedad en casa

Aplicando estos sencillos trucos lograrás reducir y prevenir la humedad en casa, disfrutando así de un espacio más agradable y confortable.

Compartir en...

También puede que te interese